Gichtel Prancha 5

THEOSOPHIA PRACTICA — FIGURAS

{img src=”img/wiki_up/TEOSOFIA-PRACTICA-6.jpg” }

A quinta prancha porta o título “O HOMEM REGENERADO EM SEU NASCIMENTO INTERIOR, SEGUNDO O CORAÇÃO, PELO CRISTO QUE DEFINITIVAMENTE ESMAGOU A SERPENTE”. O homem está aqui dividido em dois, segundo uma linha que parte desde o ombro esquerdo, desce ao meio do peito e se dobra à esquerda para chegar ao fêmur esquerdo. A parte da direita é escura, a da esquerda clara. Só há quatro centros, todos na parte clara: um no topo da cabeça, de cor vermelha, com o signo de Saturno; um no meio da fronte, de cor branca-dourada, com o signo de Júpiter; um no meio do coração cuja forma estilizada de cor vermelha é um triângulo invertido escorrendo sangue, radiante de cor viva branca e portando sobre ele uma pomba de asas abertas (ou seja, esquematicamente uma cruz sobre um triângulo invertido), com a inscrição Jesus; em fim um globo vermelho escuro sem signo nem auréola, que corresponde ao baço.

COMENTÁRIOS DE JULIUS EVOLA

Acerca del misterioso “globo” citamos algún otro pasaje que Gichtel le dedica: “La vida del alma sale del fuego eterno interior, que posee su centro en el corazón, pero más profundamente; está representado por un globo oscuro puesto debajo del corazón. Es el Dragón ígneo, o Espíritu-de-este-Mundo; está también unido con la primera vida así como el hombre lo está con la mujer, su raíz está en el Abismo (en la potencia originaria de Dios). Genera siete estaturas, las cuales son los siete sellos que impiden a los no regenerados percibir el fuego divino” (II, 6). Y todavía: “Por debajo del corazón en donde se encuentra la divina Luz del mundo (en el Hombre Viviente), está el divino mágico ojo de las Maravillas, y el Fuego que está en los regenerados, el lugar en donde el Padre (Jehová) produce a su Hijo (Cristo), el cual está en el corazón. En los otros, está (sólo) el Fuego de la cólera divina… Es el fondo del Cielo y de los Infiernos y del mundo visible, en donde nacen el bien y el mal, como la luz y las tinieblas, la vida y la muerte, la beatitud y la condena… Es llamado Mysterium Magnum puesto que contiene a dos seres y a dos “voluntades” (IV, 18,19, 20).

Este Globo, puesto en las figuras sobre el bajo, correspondería pues a los “Infiernos” en un doble sentido: en el sentido de substrato y de potencia originaria, anterior y superior a toda individuación y polaridad y a la misma persona divina crística, que es una “producción” del mismo; luego en el sentido negativo de un fuego insaciable y que consume (de allí una relación con el símbolo cristiano del infierno), a ser considerado como el modo en el cual aquel mismo principio aparece y pasa a actuar en los seres decaídos. En cada caso, se trata de un poder que en el individuo va más allá del individuo y que por tal camino puede constituir la base de la Obra.

Según Gichtel, el secreto de la regeneración consiste en el “tocar” el centro infernal, globo u ojo mágico, de modo de producir una cierta transformación que permita restaurar el originario temperamento con la Luz o Sophía, nuevamente despertada por el Fuego. Gichtel dice que la brama ígnea no ha efectivamente destruido el principio luminoso, sino que ha producido el desapego del mismo, que se ha ocultado y permanece en el hombre natural, escondido e inactivo, inservible y latente; todavía en el corazón, pero más en lo profundo desde donde pueda arribar la conciencia personal (II, 12,13). Y habla de un fuego del Amor divino que puede encender el Globo y redespertar en lo profundo del corazón una clara luz, la cual va a liberar el Sol de la Serpiente (II, 54); y es la celeste presencia del Cristo que genera también ella siete formas espirituales, en lugar de las naturales (II, 14). Así se cumple la palingénesis del cuerpo y la formación del Hombre angélico perfecto.

Theosophia